Seleccionar página

Con este nombre se denomina a las situaciones en las que una solución propuesta, normalmente racional y lógica, acaba produciendo un efecto contrario al deseado debido a haber obviado en el diseño cuestiones que luego se manifiestan relevantes.

El nombre proviene de la época colonial de Gran Bretaña en la India. El gobierno británico, preocupado por el gran número de muertes que provocaban entre la población estos animales, ofreció una recompensa por cada cobra muerta que era entregada a las autoridades. En el corto plazo esta estrategia fue un éxito, matándose muchas serpientes, sin embargo, algunos vieron un negocio en esta recompensa y comenzaron la cría masiva de cobras para entregarlas a cambio de la recompensa. Cuando el gobierno británico se percató del engaño cortó las recompensas: entonces los criadores de cobras abandonaron el negocio y liberaron a los animales, resultando que ahora había más cobras que al principio del programa que pretendía erradicarlas.

La moraleja es

l

cuidado con lo que recompensas porque puede que el éxito se produzca, precisamente, en un aspecto que no habías considerado

Por eso, analiza con detenimiento y rigurosidad todo el escenario que abarca el diseño de tu Sistema de Retribución Variable (SRV). Piensa en términos cómo lo verá el colaborador al que va aplicársele y cómo alguien podría “retorcerlo” para usarlo en su favor de una manera, digamos, un poco “tramposa”. Igualmente, supervisa desde el minuto 1 la evolución de los participantes en el SRV: si se produce una desviación fuerte e inesperada sobre el comportamiento de base o el esperado, investiga qué está pasando, no sea que algunos de tus colaboradores estén abriendo criaderos de cobras…

PD: este “efecto cobra” se ha producido y se sigue produciendo continuamente en nuestras sociedades. Un caso similar también muy conocido fue el programa de erradicación de ratas en el Hanoi de la época colonial francesa, como puedes ver en el artículo “Las consecuencias inesperadas de la plaga de ratas de Hanoi” del blog de ciencia Naukas.