Seleccionar página

SpaceX, Elon MuskEmpresario, innovador, inversor multimillonario… Todos estos términos se ajustan a lo que es Elon Musk, pero quizá su carácter esencial sea el de líder inspirador. Y lo es porque su convencimiento personal de que la Humanidad debe evolucionar sustituyendo el uso de las energías fósiles por el de las renovables (particularmente las de origen solar), así como de la necesidad de que la raza humana avance hacia una «civilización multiplanetaria» que nos saque de los límites de la Tierra, es contagioso: muchísimas personas de todas las partes del mundo, de todos los países, de todas las creencias… comparten estas misiones y esta visión. Su participación en el nacimiento de PayPal fue algo muy destacado, pero sin duda de segundo orden en comparación con ser el fundador de compañías tales como Tesla Motors, SpaceX, Hyperloop, SolarCity y OpenAI, entre otras; compañías que se focalizan más en «por qué» hacen sus productos que en «qué» productos hacen. Es cierto que muchas de estas compañías son empresas con proyectos que afrontan una gran incertidumbre y riesgo, con horizontes financieros complicados, pero sin duda son compañías y proyectos que están marcando la línea se avance, no solo de otras compañías, sino del progreso humano.

 

Cifras Tesla GM Ford 2017Tesla lleva cuatro ejercicios dando resultados negativos y sus planes para producir >200.000 vehículos eléctricos/año en 2018 van retrasados y, sin embargo, no ha tenido demasiados problemas para conseguir la financiación adicional necesaria para continuar su plan de negocio. Su valor en el mercado está a la par de los otros dos gigantes automovilísticos de EEUU a pesar de que las cifras de negocio no deberían de sostener el precio de la acción. La gente “ama” a Tesla y confía en sus expectativas hasta el punto de estar dispuesta a entregarle una confianza más allá de lo que sería un frío análisis de fundamentales.

 

Igual podríamos decir de SpaceX: nadie pensaba hace 6 años que la compañía de Elon Musk podría construir un lanzador reutilizable capaz de situarse dentro de los más potentes jamás construidos y, sin embargo, el 6.feb.2018 el Falcon Heavy de SpaceX despegaba haciendo realidad su aptitud para poner en órbita (LEO) 64 Toneladas a un precio un orden de magnitud por debajo al de otros lanzadores digamos “clásicos”, sus competidores. Quizá por esa expectativa, esa confianza en una nueva generación de lanzadores y tecnología aeroespacial, ya en julio de 2017, Space X se convertía en la empresa de capital privado de mayor valor en el mundo (21.000 MM$).

 

Nadie sabe cuál será el futuro de Tesla, SpaceX y demás compañías fundadas por Elon Musk. Los hermanos Wright fundaron la industria de la aviación y su compañía, Wright Aeronautical, acabó siendo el germen de la Curtiss Aeroplane & Motor Co. el mayor fabricante de aviones en EEUU durante la II Guerra Mundial. Y sin embargo, Curtiss no supo adaptarse a la irrupción de los motores a reacción y acabó entrando en declive (1).

 

Podría ser que las compañías de Elon Musk tengan una evolución de éxito o no, pero nadie duda de que están liderando el camino. Mientras tanto, desde el 2.feb.2018, la “carga útil” del Falcon Heavy, que es el Tesla Roadster de Elon Musk, orbitará durante siglos más allá de Marte en una demostración de capacidad tecnológica que solo tiene parangón en la brillante campaña de marketing que significa poner un vehículo de tu compañía en órbita.

(1) Curtiss-Wright no pudo adaptarse al diseño y producción de aviones de reacción, a pesar de varios intentos. Durante la II Guerra Mundial, la empresa no hizo las inversiones necesarias en Investigación y Desarrollo, teniendo que dedicar la mayor parte de sus recursos en mantener su producción en tiempo de guerra para satisfacer los pedidos. Curtiss-Wright tenía muchos de los contratos de aviación del gobierno de EEUU y producía tantos aviones como el resto de la industria en conjunto. Esto dio a las otras compañías tiempo para diseñar aviones más avanzados y adaptar progresivamente sus líneas de producción. En ese momento, la tecnología aeronáutica avanzaba rápidamente, y un año o dos de atraso tecnológico hacían toda la diferencia. (Fuente: Wikipedia https://es.wikipedia.org/wiki/Curtiss-Wright)