Seleccionar página

El hombre siempre ha tenido el sueño de volar. Y aunque la especie humana no ha sido dotada de forma natural para el vuelo (o precisamente por eso), volar ha sido el deseo y el mito de todas las culturas desde el inicio de los tiempos. Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, este anhelo ha impulsado todo tipo de intentos, hasta hace muy poco mayormente desafortunados: sin embargo, el fracaso de las muchas ingeniosas ideas probadas nunca frenó el ansía de encontrar una nueva forma que, esta vez, sí que funcionase. A esto es a lo que se refiere Jiro Horikoshi, el genial diseñador aeronáutico japonés del siglo XX: la tecnología surge para hacer realidad lo que previamente se ha generado en la cabeza del inventor, del creador.

Inspiración, Tecnología, AviaciónDesde los primitivos artilugios de madera y plumas, pasando por los globos aerostáticos del siglo XVIII, los planeadores del XIX, la aparición de los primeros aeroplanos a motor a principios del XX y el desarrollo exponencial de la aviación que se produjo en ese siglo (helicópteros, reactores, vuelo supersónico, vuelos espaciales…) la tecnología siempre ha sido la consecuencia del trabajo aplicado a un deseo (volar) y a una idea inspirada (p.e. utilizar un chorro de aire proyectado a gran energía y velocidad para desarrollar un motor “a chorro” que impulsase el vuelo). Lo maravilloso es que, mientras que el deseo permanezca, siempre habrá quien busque (y acabe encontrando) una idea inspirada que acabe dando lugar a una nueva y más avanzada tecnología.

Concluiremos diciendo que el enfoque de que la inspiración es el principio generador de la tecnología es más potente, aunque menos mencionado y fácil de encontrar que su proceso recíproco, es decir, que el uso de la tecnología facilita generar nuevas posibilidades creativas. En todo caso, la suma complementaria de ambos da lugar a un círculo virtuoso: la inspiración creativa nos lleva al desarrollo de tecnologías, las cuales nos facilitarán las herramientas que nos ayudarán generar nuevos descubrimientos y nuevas ideas.